07/Nov/2014
Salió el sol y los bomberos voluntarios siguen trabajando en las ciudades afectadas por la inundación
Salió el sol y los bomberos voluntarios siguen trabajando en las ciudades afectadas por la inundación

El cielo se despejó y todo parece ir volviendo a la normalidad. Lo cierto es que la provincia de Buenos Aires todavía tiene cientos de evacuados y el agua demora en escurrirse para permitir que los vecinos regresen a sus hogares.

La gran cantidad de lluvia caída aumentó el caudal de ríos y arroyos provocando inundaciones que dejaron un saldo de dos muertos, al menos 5.200 personas evacuadas, caída de árboles, voladura de techos y derrumbe de tendidos eléctricos. Esto causó que varias ciudades del Conurbano y de la Provincia de Buenos Aires quedaran con calles anegadas y cortes de energía.

Hubo más de 20 municipios bonaerenses afectados y, ante la magnitud del temporal, autoridades municipales, provinciales y nacionales desplegaron operativos de emergencia y asistencia social del que formaron parte los Cuerpos de Bomberos Voluntarios.

Los Partidos más comprometidos fueron Luján, Marcos Paz, La Matanza, Bragado, Arrecifes, Pilar, Mercedes, San Miguel, Esteban Echeverría, Ensenada, Carmen de Areco, San Martín, Lomas de Zamora, Moreno, San Fernando, Tigre, Quilmes, Salto y Baradero.

Además, hubo graves problemas en Berisso y Malvinas Argentinas (especialmente en Villa de Mayo, Pablo Nogués y Tortuguitas) y en Campana, San Antonio de Areco y Exaltación de la Cruz.

Los Bomberos Voluntarios: imprescindibles y comprometidos

Los bomberos voluntarios estuvieron a disposición de Protección Civil y trabajaron sin descanso con el objetivo de generar condiciones de seguridad y prevención además de ser parte fundamental en la evacuación y rescate de vecinos que debieron abandonar sus hogares.

Alrededor de 50 cuarteles de Bomberos Voluntarios trabajaron sin pausa en todas las zonas afectadas ya que se sumaron a los operativos Cuerpos de otras ciudades que no sufrieron inundaciones.

Luego de la tormenta por fin salió el sol y todo parece estar más calmo pero mucha gente aún no pudo regresar a sus hogares y la tarea de los bomberos sigue como el primer día. Varios cuarteles son receptores de donaciones y se realiza la separación de las mismas para luego proveer a las familias de lo que necesitan.

Aún continúan las tareas de rescate y limpieza de zonas anegadas y, en cada ciudad afectada, el cuartel de bomberos es el lugar de referencia para quien necesita una mano tendida. Más de mil hombres y mujeres han trabajado sin descanso durante todos estos días con profesionalismo, humildad y sin esperar nada a cambio.

“Son los héroes silenciosos, los que siempre están cuando los necesitamos”, dijo una vecina del barrio San Fermín de la ciudad de Luján refiriéndose a los bomberos “que estuvieron, como en otras oportunidades, a disposición y transmitiendo la calma y la ayuda que nosotros necesitamos”.

Y eso es el Sistema Nacional de Bomberos Voluntarios, más de 40 mil almas anónimas y siempre dispuestas a colaborar con quien lo necesita. Hombres y mujeres profesionales que se capacitan a diario conformando el principal brazo operativo para la contención de siniestros y/o catástrofes de cualquier envergadura en al menos el 80 por ciento del territorio argentino.

Compartir