22/Ene/2014
Se cumplen 20 años de una tragedia que marcó para siempre al Sistema Nacional de Bomberos
Se cumplen 20 años de una tragedia que marcó para siempre al Sistema Nacional de Bomberos

El 21 de enero de 1994 dejó una huella imborrable para los vecinos de Puerto Madryn, en la provincia de Chubut, y para todos los integrantes del Sistema Nacional de Bomberos.

Ese día, al recibir el alerta por un incendio de campos a 3 km. del acceso sur de la ciudad, dos unidades de bomberos voluntarios se dirigieron inmediatamente al lugar para combatir el fuego y, ante un sorpresivo cambio de viento, 25 jóvenes que tenían entre 11 y 23 años quedaron encerrados en una trampa mortal.

Para recordar a estos jóvenes héroes se realizó una ceremonia en la plaza San Martín donde está ubicado en el monumento a los bomberos y un reponso en el cementerio municipal.

Participaron de este emotivo acto los familiares de las víctimas, el Secretario General del Consejo Nacional de Federaciones de Bomberos Voluntarios de la República Argentina Luis Apud, el intendente Ricardo Sastre, el Secretario de Actas del Consejo Nacional Esteban Furnari, el presidente de la Federación La Pampa Ariel Alejo, el presidente de la Asociación de Bomberos de Puerto Madryn Gastón Alcucero, autoridades y bomberos de cuarteles de la zona y demás autoridades y vecinos.

«Se cumplen 20 años de esta tragedia que nos marcó para siempre y que guardaremos en nuestra memoria porque cada cosa que se hace en este cuartel siempre tiene presente a quienes fallecieron aquel 21 de enero de 1994», dijo el presidente de la entidad.

Alcucero destacó que «lo más noble del ser humano está expresado en la tarea de los bomberos y en ejemplos como los que estamos evocando, nada menos que dar la vida por el bien común, poniendo la integridad al servicio del prójimo».
Por su parte, el jefe del cuerpo activo Marcelo Yedro recordó que «hace 20 años perdíamos a 25 compañeros en una tragedia muy cara a nuestra vida como comunidad y que para nosotros significó una enseñanza terrible que nos obligó y nos obliga a perfeccionarnos permanentemente».

El intendente Ricardo Sastre comentó que «ese episodio no podrá borrarse nunca de nuestra memoria como vecinos que nos enteramos aquella tarde que habían muerto servidores públicos, la mayoría de ellos menores, algunos incluso niños».
«Como dicen los familiares, perdieron la vida en una nube de humo, y nosotros tenemos la obligación de recordarlo siempre y hacerlo saber a las futuras generaciones», dijo.
Sus nombres quedarán por siempre

José Manchula (de 23 años), Marcelo Mirando (11), Carlos Hegui (12), Mauricio Arcajo (12), Cristian Zárate (14), Lorena Jones (15), Néstor Dancor (15), Juan Moccio (15), Andrea López (15), Ramiro Cabrera (16), Juan Passerini (16), Paola Romero (17), Andrea Borreda (18), Leandro Mangini (18), Enrique Rochón (19), Jesús Moya (20), Cristian Meriño (21), Daniel Araya (21), Gabriel Luna (21), Cristián Llambrún (21), Alexis González (22), Juan Zárate (22), Alicia Giúdice (22), Marcelo Cuello (23) y Raúl Godoy (23).

Compartir