10/Jun/2013
Día Nacional de la Seguridad Vial
Día Nacional de la Seguridad Vial

La fecha elegida conmemora el cambio en el sentido de la mano para conducir en las calles argentinas.

Hasta el 10 de junio de 1945 regía en nuestro país la norma que ordenaba el sentido del tránsito por la mano izquierda, al igual que en Gran Bretaña. Pero a partir de esa fecha se decidió cambiar por decreto el sentido de la mano del tránsito por la derecha, para aggiornarse a la tendencia de la mayoría de los países del mundo.

El Día Nacional de la Seguridad nos ofrece la oportunidad de promover la prevención y la educación vial como estrategias para la reducción de los siniestros viales y de sus gravísimas secuelas, que en nuestro país alcanzan cifras alarmantes.

Según datos de la consultora CESVI, el 90% de las causas de los siniestros viales corresponden a factores humanos tales como distracciones, cansancio, estrés, alcohol en sangre, etc. Es por eso que resulta tan importante respetar, cumplir y hacer cumplir las recomendaciones y normas vigentes:

• usar el cinturón de seguridad
• los niños siempre en el asiento trasero
• no hablar por teléfono ni enviar mensajes mientras se maneja
• un segundo de distracción puede costarte la vida, por eso ante cualquier síntoma de cansancio tenés que parar y descansar
• llevar encendidas las luces bajas
• si tomás alcohol no manejes
• respetar las velocidades máximas
• en moto siempre llevar casco
• y estar siempre alerta

Al manejar no solo debemos ser responsables por nosotros mismos sino que también debemos prestar atención a la forma en que manejan el resto de los conductores porque, aunque respetemos las normas de tránsito, si otro conductor no lo hace pone en peligro la vida de todos los que circulan en la vía pública, ya sea en auto, micros, trenes, motos, bicicletas o como peatones.

Respecto de los bomberos, el índice de siniestros viales in-itinere, tanto camino al cuartel como yendo a brindar los servicios de primera respuesta a emergencias, es muy alto.

Por eso nuestra prioridad es trabajar en la prevención y concientización de quienes tienen la gran responsabilidad de conducir los vehículos de emergencia que trasladan a los bomberos y bomberas hasta el lugar de los siniestros.

Es fundamental porque la primer vida que debemos proteger es la de aquellos que van a dar respuesta a una emergencia y porque los vehículos de emergencia no están exentos de cumplir con las normas de tránsito.

En este sentido, conducir responsablemente un vehículo de emergencia significa respetar el uso del cinturón de seguridad, llevar las luces bajas encendidas, no hablar ni enviar mensajes a través de dispositivos móviles, prestar atención a los semáforos, respetar las manos de las calles, respetar las velocidades máximas y recordar que el uso de la sirena no vuelve a los bomberos inmunes a los siniestros viales.

Compartir