20/Dic/2012
Navidad y Año Nuevo sin lesiones por pirotecnia

En estas fiestas te recomendamos no usar pirotecnia y optar por celebrar junto a tu familia, amigos y seres queridos sin poner en riesgo tu salud ni la de ellos.

Sin embargo, si de todas formas vas utilizarla, te dejamos los siguientes consejos sobre la manipulación segura de la pirotecnia:

Tené en cuenta que sólo deben manipularla adultos responsables. El uso de la pirotecnia es algo muy serio…no dejes que los niños la manipulen.

No compres pirotecnia sin certificaciones de calidad.

Mantené la pirotecnia alejada de cualquier fuente de calor.

Encendé la pirotecnia en lugares abiertos y lejos de los niños.

Tomás todas las precauciones necesarias antes de encender y utilizar pirotecnia.

Tené en cuenta que las estrellitas y bengalitas para los niños también conllevan riesgos: las chispas pueden prender fuego la ropa y causar heridas en los ojos.

Los petardos no deben colocarse en botellas o latas. Antes de encenderse los explosivos tienen que estar en el suelo, sin apuntar a personas, animales o árboles.

Si un producto no explota jamás deben tocarse, aunque parezca que la mecha está apagada.

El ruido de la pirotecnia afecta el oído, provoca lesiones. Uno de sus efectos es la percepción de zumbidos luego de la detonación, que va disminuyendo pero no desaparece totalmente. Los niños están más expuestos, porque su sistema auditivo es más vulnerable.

La pirotecnia menos riesgosa es la que privilegia el color y la luz sobre el ruido de estruendo. Los productos sonoros como petardos, baterías y foguetas de tres tiros son más peligrosos por su poder detonante.

Además, en caso de quemaduras producidas por la pirotecnia, los primeros auxilios que podés brindarle a la persona lesionada son:

Lavá la zona quemada con agua limpia y fría, sin jabón.

No trates de despegar de la herida parte de tela o lanas que pudieran estar adheridas a la quemadura ya que solo aumenta el dolor y puede originar cicatrices deformadoras.

No pongas grasas, pomadas, aceites polvos, cremas, ni soluciones de ningún tipo.

Cubrí la herida con apósitos estériles y secos, si no tenés ninguno de ellos usá pañuelos, sábanas o toallas limpias.

Concurrí al centro asistencial más cercano.

Compartir