> Facundo Mansilla

 

Bombero Voluntario de Plottier, Neuquén

Pasión que se transmite de generación en generación, esta es la historia de uno de los más de 43 mil bomberos voluntarios de nuestro país.

Facundo Mansilla tiene 20 años y desde que nació está ligado a los bomberos. Su papá es bombero voluntario desde 1983 y desde muy chiquito lo empezó a llevar al cuartel de la ciudad de Plottier.

Cuando Facundo creció, se despertó en él la pasión y el amor por esta profesión de servicio y ayuda a los demás; y con tan sólo 13 años ingresó a la institución en la que su padre prestaba servicio para formarse como bombero.

Al cumplir los 18 años paso de aspirante a bombero y fue entonces que comenzó a salir a las intervenciones y a realizar trabajos dentro de la comunidad brindando el servicio voluntario y profesional de primera respuesta a emergencias.

Obsesivo, riguroso, responsable y consecuente, tal como lo describe su papá Carlos, Jefe de Cuerpo Activo de la Asociación donde presta servicio, Facundo se capacita constantemente, logrando en junio de 2017 ascender a cabo.

Prestando servicio el 03 de noviembre de 2017, Facundo sufrió un accidente cuando se encontraba colaborando en su institución con la recarga de tubos de aire comprimido durante una instancia de capacitación del Centro de Entrenamiento de Espacios Confinados (CEMEC). El tubo, explotó provocándole la fractura en un brazo y una lesión en una de sus piernas.

Gracias a una rápida atención en el lugar y a un pronto traslado a la institución médica, Facundo está recuperándose favorablemente en su casa luego de varias operaciones. En pocos meses podrá retomar todas sus actividades, incluyendo regresar al cuartel para continuar brindando servicio a la comunidad con abnegación, sacrificio y desinterés.